La atención de los apostantes de la NFL se vuelve ahora hacia la temporada regular y ofrece una amplia gama de oportunidades, desde acertar el ganador de un encuentro, hasta puntos por equipo o puntos totales por partido. En este artículo examinamos las series históricas de apuestas para la NFL.

Movimientos de cuotas en las apuestas NFL Fútbol Americano
Sin embargo, la apuesta más popular sigue siendo el hándicap o apuesta con diferencial, en la que al equipo considerado más débil se le dan una serie de tantos de inicio, frecuentemente medidos en medios puntos para impedir que se produzca un empate final.

Apuestas mostradas en formato decimal -1,91 por ejemplo- son típicas, requiriendo un 52,4% en el punto de equilibrio para obtener beneficios con tales precios. Aunque PinnacleSports - Mejores Cuotas para apuestas a la NFL, un poco más generosa a 1,952, reduce adicionalmente la tasa de éxito requerida para hacer beneficio, dejándola en el 51,2%

Los mercados que juegan con un diferencial o spread (Against The Spread o ATS por sus siglas en inglés) suelen ser fluidos en sus precios de apertura en el momento de arranque del partido, con una combinación de línea o, ocasionalmente, cambios de precio según la apreciación dictada por la dinámica del marcador durante el encuentro, de forma que el impacto de cualquier precio o cambio de línea pueda ser útil.

Apueste en PinnacleSports con las Mejores Cuotas

La NFL utiliza un sistema de anotación que está fuertemente sesgado hacia la acumulación de puntos en múltiplos de tres, el valor de un tiro de campo, o siete, para un ensayo (touchdown) convertido.

Por tanto, el margen de victoria en los partidos, que es finalmente lo que decide el ganador del diferencial o spread, se inclina a reflejar este sistema de puntuación por niveles.

La victoria por tres puntos es, de lejos, el margen de victoria más común en la NFL, con una ocurrencia dos veces superior al margen de victoria por siete puntos.

La introducción de la anotación de dos puntos ha retocado ligeramente los porcentajes, pero la preeminencia de la victoria por tres puntos y la inclinación de los apostantes a elegir al candidato a perdedor (underdog) a 2,5 puntos de spread, o al favorito por una ventaja de 3,5 puntos convertidos en un tiro de campo, es clara.

 

Márgenes de victoria en la temporada regular de la NFL 1978-2013 

Margen de victoria

Frecuencia %

3

15,3

7

8,4

10

5,9

6

5,7

4

5,5

14

4,6

1

4,3

2

3,8

17

3,6

13

3,2

 

El movimiento de las apuestas en los días previos al partido se produce en función de causas diversas, algunas de las cuales son más transparentes que otras.

Los equipos están obligados a dar el parte de lesiones de forma regular e informar sobre las posibles dudas en lo referente a la alineación, o no, de jugadores vitales, principalmente los quarterback. Esto puede mover la línea del point spread o diferencial de puntos.

Lo corriente es que las líneas se muevan en márgenes mucho más estrechos para reflejar la fortaleza de los precios de apertura, el peso y el origen del dinero apostado y la postura preferida por el corredor de apuestas.

 

Tipos históricos de los movimientos de línea en la NFL

El movimiento medio de las líneas durante la fase regular desde el inicio de la temporada 2009 ha sido de 1,1 puntos de spread. En el 23% de los partidos, la línea de apertura acabó en el mismo valor que la línea de cierre, aunque haya podido haber movimientos antes de que dicha línea haya vuelto a su posición original.

Como era de esperar, la primera semana fue la más volátil de la temporada, debido a las nuevas alineaciones e incorporaciones, lo que dio lugar a un alto nivel de incertidumbre si se compara con semanas posteriores.

Las líneas de spread se movieron por encima de un punto y medio de media durante la semana de apertura.

El movimiento medio neto de la línea de spread ha permanecido situado alrededor de un punto durante gran parte de la temporada regular, antes de alcanzar los grandes niveles de divergencia vistos en la semana diecisiete, en la que los equipos tenían ya diferentes niveles de motivación y de necesidad de victoria.

La selección de jugadores también se convierte en un factor a tener en cuenta, ya que los debutantes pueden haber sido sentados cuando el equipo ha quedado bloqueado en su posición inicial o ciertos problemas pueden haber quedado resueltos después de un inicio vacilante, dando lugar a ajustes posteriores.

Aunque las apuestas persiguen generar precios atractivos sin saltarse la línea, un enfoque sistemático puede obtener un rendimiento, llegando en ocasiones a darse el caso de optar de manera ciega por apuestas no tan populares, tales como apostar por rivales débiles jugando en casa, que han dado buenos resultados a largo plazo.

A pesar de que el hándicap intenta nivelar lo que previsiblemente sucederá en el terreno de juego, el atractivo de los equipos de renombre es difícil de resistir, por lo que a menudo es más agradable ver al equipo de más talento comerse una ventaja de hándicap artificial, en lugar de ponernos de lado de un equipo perdedor, que suelen ser implacablemente perseguidos.

Por lo tanto, existe la posibilidad de situar precios o líneas de spread pobres con equipos incondicionalmente populares para así atraer dinero, lo que puede haber contribuido a diseñar estrategias rentables basadas en apostar por equipos perdedores en casa, como se hizo al principio de la década del 2000, con el fin de obtener valor por el otro lado de la línea.

Existe también la posibilidad de que el beneficio surgido a causa de apuestas realizadas de manera ciega a equipos perdedores que juegan en casan haya surgido de la naturaleza aleatoria de muchos deportes, incluida la NFL. Las líneas de spread publicadas raramente pasan de veinte tantos, a pesar de que, desde 1978, el 20% de los partidos han sido ganados con márgenes de veinte puntos o más; de esta forma, los spreads se centran en expectativas medias, e incluso las predicciones mejor perfiladas están llenas de incertidumbre.

Cosas como una carrera desafortunada o una pérdida de balón ejecutada por una serie de equipos, puede dar lugar a una distorsión temporal en los registros.

Por tanto, a pesar de que es posible analizar los movimientos de línea de un número cada vez mayor de sitios dedicados al seguimiento de las cifras para ver si las líneas se están alejando o acercado a los puntos de equilibrio, los niveles de incertidumbre son siempre muy altos.

Las líneas se mueven debido a muchas, y a menudo contradictorias, razones. La primera línea define el punto de partida, pero, dependiendo de lo atractiva que pueda resultar para el público, esta se puede mover en direcciones opuestas, produciendo el resultado final. Esto es normal en un deporte en el que incluso toda una temporada no llega a ser suficiente para que algunos equipos consigan escapar de los caprichos de la buena o mala suerte.

El beneficio conseguido de manera indiscriminada al apostar por los perdedores se ha evaporado en las últimas cinco temporadas. Desde 2009, los perdedores que jugaban en casa han ganado en contra de las líneas de spread tan a menudo como han perdido, en comparación con una tasa de victoria ATS del 55% en su máximo momento de apogeo, sucedido a partir de mediados de la década de los 90, y concluido a principios de la década de 2000.

Sin embargo, podemos usar los movimientos de la línea de spread para tratar de entender mejor la aparente desaparición del beneficio y la probabilidad mayor de volver a encontrarlo en la actualidad.

Se puede decir que un perdedor goza de una falta total de confianza por parte del mercado cuando, por ejemplo, comienza en una línea de cuatro puntos y se mueve después a seis puntos.

Alternativamente, una línea de inicio en cuatro que se mueve después a tres, podría indicar una mayor confianza en su capacidad, especialmente si se ha movido hacia un número clave, como sería el 3. Por supuesto, la aprobación o desaprobación de la capacidad del equipo el día del partido, podría ser acertada, equivocada, o una mezcla de ambas.

Desde 2009, cuando la línea de apertura de los equipos que jugaban en casa se ha equiparado a la línea de cierre, o la confianza del mercado en general fue evidente en el movimiento de la línea, no han logrado ganar ni la mitad de sus partidos ATS en la línea de cierre. En equipos débiles que jugaban en casa, y cuyo hándicap de partida se ha incrementado durante la semana, ha ganado ATS más del 54% de las veces.

Por tanto, el movimiento de la línea se puede utilizar para identificar subconjuntos en los que se ha hecho beneficio sobre las líneas de cierre, aunque a costa del tamaño de la muestra, lo que debería reducir la confianza en las posibles causas repetibles de resultados favorables.

Los movimientos de línea no pueden ser, por sí solos, garantía de beneficio. En el mejor de los casos, ayudarán a iluminar un proceso en el que la aleatoriedad inevitable que se da en el partido real, puede producir patrones aparentemente rentables que no persisten en el tiempo, en particular en grupos que ya tienen un precio próximo al punto de equilibrio.

A falta de una evaluación independiente de la probable capacidad de cada equipo, posiblemente basada en estadísticas de eficiencia, solo es posible, por el momento, proporcionar porcentajes de victoria ATS basados ??en la forma en que las líneas reaccionaron en el pasado. Aquellos que interactúan para establecer el valor de estas líneas, pueden optar por actuar de manera diferente en el futuro, especialmente si un enfoque sistemático de apuestas en contrario se vuelve ampliamente reconocido, ayudando a un cambio parcial en los hábitos de los apostantes.

Los movimientos de línea deben ser tenidos en cuenta como una herramienta útil para ayudarnos en nuestras predicciones, y no como una fuente exclusiva en la que basarnos para hacer nuestras elecciones.

Artículo redactado por Mark Taylor de Pinnaclesports y traducido por Centroapuesta*