Los New York Jets reciben este domingo 8 de noviembre a los New England Patriots comandados por Cam Newton.

ronósticos New York Jets vs New England Patriots

Este juego válido por la semana 9 de la NFL se convierte en una oportunidad inmejorable para que los Patriots vuelvan al triunfo tras 4 partidos perdidos en fila, siendo la tercer peor racha detrás de los Jaguars que tienen 6 y, claro está, de los Jets, su rival, con 8.

Esto, sumado a que los Patriots siguen teniendo una buena defensa, hace que las casas de apuestas se inclinen por el equipo dirigido por un muy discutido Bill Belichick.

Los Patriots se quedan con una cuota de 1.28 mientras que los Jets tienen una de 3.90; cuota que podría hacer pensar en que tienen opciones, pero ¿Por qué? Veamos.

Un duelo divisional venido a menos

Los Patriots tienen un diferencial de entregas de balón de -2, a pesar de que su defensiva ha provocado 15 pérdidas a sus rivales siendo el tercer mejor equipo en ese rubro.

La razón de ello es que su ofensiva ha cometido muchos errores, entre balones sueltos de los receptores y del propio Cam Newton, hasta errores causados por la poca protección que la línea ofensiva ofrece a su mariscal.

Eso fue exactamente lo que provocó sus más recientes derrotas ante los Denver Broncos y ante los Buffalo Bills por 24 a 21 cuando en la última oportunidad de los Patriots en el partido, estando en terreno de gol de campo, Cam Newton sufrió un balón suelto.

Es claro que para ellos la clave pasa por mantener a raya sus errores mentales, algo por lo que se ha cuestionado mucho a Belichick.

Los Patriots con una oportunidad de retornar al triunfo

Nada mejor para un equipo que anda en un muy mal momento que encontrarse a otro que anda peor. Los Jets, para muchos expertos, son probablemente el peor equipo de la NFL en los últimos años, nada le sale bien.

Curiosamente, tienen un saldo positivo de +1 en el diferencial de entregas, y tampoco tienen la peor defensiva en yardas permitidas (la tienen los Seahawks), que los tiene entonces con cero victorias.

Más allá de que permiten jugadas claves a sus rivales en momentos claves, su ofensiva tiene muy pocos argumentos. Es la peor de la NFL en yardas totales con apenas 259 por juego, y tienen, para remate, muy poca efectividad logrando apenas 11.8 puntos por partido.

¿Podrán ir contra las probabilidades y dar una sorpresa?

Contenido relacionado